Cambios en el cabello a partir de los 30

A lo largo de la historia el cabello ha representado uno de los pilares más importantes de la imagen personal. En algunas civilizaciones representaba una forma de distinción social (antigua Grecia) y otras era motivo de ofrenda a los dioses (India). Actualmente y en especial en las mujeres, el cabello contribuye a revelar incluso rasgos de su personalidad; según su aspecto, color, grosor, peinado o incluso la forma de moverlo puede influir notablemente en su autoestima y en sus relaciones personales.

Aunque su principal función es la de proteger el cuero cabelludo del medio externo y mantener constante la temperatura corporal, son muchas y muy personales las funciones que representa en cada individuo.

 

 

Con los años el cabello, igual que otras estructuras de nuestro cuerpo, va experimentando una serie de cambios:

  • Cambio de color: la melanina es el pigmento responsable de la coloración natural del cabello, a partir de los 30 los folículos pilosos producen menos melanina y generalmente comienzan a aparecer las primeras canas.
  • Cambios en el grosor: la disminución del diámetro del cabello se asocia irremediablemente con su mayor fragilidad y de ahí que cueste más mantener el cabello largo.
  • Menos cabellos: el cabello está formado por fibras de queratina, una sola fibra tiene una vida normal entre 2 y 6 años. Ese cabello luego cae y es reemplazado por uno nuevo. Estos ciclos se repiten un número determinado de veces a lo largo de nuestras vidas (entre 25 y 30), condición que ya vienen determinada en nuestro código genético al nacer.
  • Disminución en la velocidad de crecimiento: lo que determina la pérdida de densidad y número de cabellos.
  • Mayor fragilidad: al disminuir el número de fibras de queratina el cabello se vuelve más fino, lo cual compromete su resistencia.
  • Menor vitalidad: consecuencia de un cabello más fino y frágil.

Estos cambios vienen motivados en gran medida por dos factores determinantes: la predisposición genética y la influencia de la actividad hormonal andrógena. Además, la sucesión de diversos acontecimientos a lo largo de la vida (embarazo, lactancia, determinadas enfermedades, estrés, medicamentos…) también pueden modificar notablemente los cambios experimentados por nuestro cabello durante la edad adulta.

Llegados a este punto es imprescindible ponerse manos a la obra para favorecer la salud y belleza del cabello. Alimentación equilibrada, salud emocional, estrés bajo control, protección frente a las radiaciones solares en caso de exposición y tratamientos capilares de cuidado y reparación capaces de reequilibrar el cuero cabelludo y regenerar el cabello debilitado por el tiempo.

Mis recomendaciones:

Un par de veces al año y coincidiendo con las épocas de mayor renovación capilar (primavera y otoño) PHYTOPHANÉRE CÁPSULAS. Generosa combinación de vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y extractos de plantas beneficiosos para estimular y fortalecer el cabello y las uñas.

 

Higiene y cuidado con KLORANE AL EXTRACTO DE OLIVO (champú y concentrado sin aclarado). Auténtico fluido de juventud para estimular el cuero cabelludo y revitalizar la fibra capilar.

 

Os aconsejo no os perdáis el tutorial de aplicación de los productos que os dejo en este link.

Farmacosmetica.net

2 comentarios

  1. Azucena   •  

    Klorane es una marca fantástica. Es la marca de capilares de uso frecuente que nunca falta en mi ducha.
    Es de las que más me gusta trabajar en farmacia porque su cartelería y sus visuales ,siempre relacionados con la naturaleza ,dan mucho juego. 😉

    • Raquel Aguado   •     Autor

      Hola Azucena.
      Veo que conoces bien la marca Klorane, coincido contigo en la calidad y eficacia de sus productos, los cuales cuidan de nuestro cabello al tiempo que protegen el medio ambiente. Esto les confiere un gran valor desde mi punto de vista.
      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.