Cuidados para pieles sensibles

Las pieles sensibles necesitan cuidados especiales, rutinas diarias que contemplen sus necesidades y respeten sus peculiaridades.

En primer lugar, debemos limitar o evitar, si es posible, los factores responsables de esta sensibilidad:

  • Utilizar productos de belleza específicos para una piel sensible.
  • Evitar los productos desecantes e hidratar correctamente la piel. Una piel hidratada es más resistente frente a cualquier agresión.
  • El agua del grifo puede ser un agente agresivo para su piel, utilizar productos suaves sin aclarado y finalmente, pulverizar una fina bruma de Agua termal.
  • Utilizar los productos más neutros posibles. Los que tengan menos ingredientes, sin alcohol, sin perfume… Productos especialmente formulados para ofrecer la máxima tolerancia.
  • Evitar activos especialmente irritantes: ác, glicólico, vit. C, retinol…
  • Proteger adecuadamente la piel de los rayos UV con filtros de protección muy altos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.