¡Desayuna! by Carolina García

 

Dale ritmo a tu día comenzando con un rico y nutritivo desayuno. Después del prolongado ayuno nocturno, el desayuno nos va a proporcionar la energía y los nutrientes necesarios para afrontar el día. Es la comida más importante del día, seguramente esto te resulta familiar, no será la primera vez que lo lees. Sin embargo, sigue siendo una asignatura pendiente y gran parte de la población suele saltarse esta comida o no la realiza correctamente

Pero realmente, ¿el desayuno  es tan importante? 

No desayunar o hacerlo tarde y mal implica que nuestro metabolismo se ralentice y al no aportar al organismo el “combustible” necesario, arrastraremos cansancio y fatiga durante el resto de la jornada. Seguramente, tendremos un hambre voraz en las siguientes comidas y nos lanzaremos a por alimentos ricos en grasas y azúcares, lo que podría  traducirse en un aumento de peso.
Por otro lado, el desayuno debe proporcionar en torno a un 20-30% de la energía total que ingerimos a diario, suministrando los nutrientes necesarios para que el organismo funcione correctamente.  Pero no sólo eso,  un desayuno saludable también nos ofrece numerosos beneficios para nuestra salud:
  • Restaura los niveles de glucosa necesarios para el correcto funcionamiento cerebral,       mejorando nuestras capacidades cognitivas.  Aumenta los niveles de concentracióny memoria.
  • Te ayuda con el control de la dieta. Las personas que desayunan ingieren menos calorías a  lo largo del día que las que se saltan esta comida. Además, tienen menos sobrepeso y se mantienen durante más tiempo en su peso ideal ya que, desayunar reduce el hambre durante el día y ayuda en la elección de opciones más saludables en el resto de comidas.
  • Mejora el rendimiento físico, tanto en fuerza como resistencia.
  • A largo plazo, nos ayuda en el control de diversas enfermedades crónica. Numerosos estudios demuestran que las personas que tienen un hábito de desayuno saludable, suelen mantener niveles correctos de glucosa, además de mejor control de la presión arterial y menor disposición al sobrepeso y obesidad.
  • Es un momento ideal para compartir y disfrutarcon los tuyos de este hábito tan sano.
Y un buen desayuno, ¿qué tiene que tener?
El desayuno ideal debe componerse de:
  • Un lácteo: siempre que no se tenga ninguna intolerancia.
  • Una ración de carbohidratos de liberación lenta: pan, cereales o galletas. Siempre mucho mejor si son integrales.
  • Una pieza de fruta: mejor que en zumo, ya que así aumentas tu consumo de fibra.
Ahora ya tienes unas pequeñas, pero importantes, claves para empezar tu día con buen pie. Llénate de bienestar y disfruta de los diversos beneficios que te aporta un desayuno sano y nutritivo.
 

Y tú, ¿sueles desayunar? ¿Cómo son tus desayunos?

Carolina García. Licenciada en Farmacia y Bioquímica. Especialista en Nutrición

1 comentario

  1. Estrella   •  

    Hola Carolina, soy Estrella (de Albacete, la hija de Estrella). Me encanta vuestra web. También me ha gustado mucho la información sobre los desayunos. Menos mal que los hago bien, jejeje… Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.