Exfolianción de rostro y cuerpo, imprescindible también en verano

Durante todo el año es conveniente ayudar a nuestra piel a favorecer su renovación. Con una correcta exfoliación corporal y facial podemos mejorar el aspecto, textura y oxigenación de las capas más externas de la epidermis, allí donde se alojan la mayoría de los tratamientos cosméticos que aplicamos a diario.
Avène Exfoliante Suave Purificante

En verano, el calor origina un aumento de la sudoración y mayor vasodilatación. Al tiempo que la exposición solar favorece el aumento de la pigmentación, mayor sequedad, deshidratación e incluso descamación de la piel.

La mejor forma de ayudar a nuestra piel en esta tarea renovadora es utilizando exfoliantes, una exfoliación corporal a la semana y lo mismo en el rostro si nuestra piel es mixta o grasa; en las pieles secas será suficiente utilizar exfoliantes cada dos o tres semanas. Hay que tener la precaución de usar exfoliantes suaves en verano, ya que el aumento de la dilatación vascular y el posible enrojecimiento de la piel después de una jornada de sol favorecerían su irritación.

Lierac Gommage Douceur

Y después de nuestro exfoliante la hidratación más profunda. Serums, cremas, bálsamos disponen ahora del mejor escenario para restaurar y favorecer el correcto equilibrio hídrico en nuestra piel. Al igual que cualquier tratamiento facial o corporal (ej. anticelulíticos) mejorarán su eficacia sobre la piel limpia y libre de impurezas. ¡Ah!… y el bronceado será más uniforme y bonito.

Farmacosmetica.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.