¡Llénate de energía! by Carolina García


Atrás quedaron los días de verano, las siestas, las largas sobremesas, las terrazas, los bares y las tapas… muchas tapas. Han sido días de desconexión pero también de excesos, de comidas fuera de casa y no siempre eligiendo la opción más saludable. Un verano lleno de placeres, que pueden haber hecho estragos en tu cuerpo.  Tras los excesos, la hinchazón, pesadez y la falta de energía vienen contigo de vuelta en la maleta y aunque la báscula se haya enterado de lo todo lo que has disfrutado… ¡Qué no cunda el pánico!, no es solo cuestión de peso. 
Se trata de que cojas impulso y retomes  los buenos hábitos que tenías antes del período estival y si éste no era el caso, septiembre es el mejor mes para empezar algo nuevo. Es el momento de preparar y depurar el organismo para los retos de la nueva temporada.
                     ¿Qué tal empezar por una buena alimentación?
  •  Come variado, ligero y saludable. No olvides realizar 5 comidas al día.
  • Planifica.  Dedica 5 minutos a preparar los menús de la semana.
  • Elabora la lista de compra. Algunos alimentos que no deberían faltar en tu cesta:
  1. Frutas y verduras con acción drenante y depurativa: piña, manzana, pera, kiwi, alcachofa, espárragos, apio, rábano, brócoli,…
  2. Alimentos ricos en antioxidantes, como las vitaminas C y E, los carotenoides y los polifenoles: granadas, uva, naranja, tomates, zanahorias, pimiento rojo, chocolate negro (al menos 70% de cacao).
  3. Consume más fibra: opta por pan y cereales integrales.
                  ¿Deshincharte mientras duermes?
  
Diversos estudios avalan que entregarse a los brazos de Morfeo adelgaza. Dormir lo suficiente y en oscuridad favorece la síntesis de melatonina. Esta hormona puede ayudarte a quemar calorías, ya que estimula la producción de grasa parda (tipo de tejido adiposo que quema calorías, en lugar de almacenarlas).
 
No cenar muy tarde y cómo mínimo dos horas antes de irse a la cama, también es clave en la pérdida de peso. La cena tiene que ser ligera y en ella no pueden faltar alimentos ricos en proteínas. Además, si incluyes una pequeña ración de hidratos de carbono, conciliarás mejor el sueño.
·        Elige siempre carnes con poco contenido graso, como el pollo y el pavo. 
·        Aumenta el consumo de pescado, ya que es rico en omega 3 y vitaminas A y E. Te ayudará a encontrarte mejor. 
Por último, practica ejercicio, para aumentar los niveles de energía de inmediato  y mantén una buena hidratación. La retención de líquidos es uno de los problemas más frecuentes de esta época del año. Agua, infusiones, zumos y frutas de temporada, serán tus mejores aliados. 
En poco tiempo, con pequeños cambios, lograrás grandes resultados y tu objetivo estará más cerca. 
Carolina García. Licenciada en Farmacia y Bioquímica. Especialista en Nutrición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.