¿Mañana o noche?, ¿cúal es el mejor momento para aplicar un anticelulítico?

Cada vez nos preocupamos más por mantener a raya la celulitis, tenemos más conocimientos y disponemos de productos cosméticos más eficaces para tratar ese “problemilla”, que llegado el buen tiempo se transforma para muchas mujeres en “problemón”.

La celulitis se corresponde con un aumento de la actividad del tejido adiposo, mayor retención de agua, grasa y toxinas, asociado a un empeoramiento de la circulación sanguínea. Esto da lugar a la alteración del tejido conjuntivo subcutáneo que se traduce en la aparición de nódulos celulíticos, también conocidos como “piel de naranja”.

Las mujeres somos las grandes sufridoras de este inconveniente, frente a un escaso 10% de hombres que padecen celulitis están las caderas, muslos, glúteos, abdomen y/o brazos del 90% de las mujeres.

 

 

Diversos factores favorecen la aparición de celulitis y su grado de severidad: factores hereditarios (imposibles de cambiar), hormonales (embarazo, menopausia, terapia hormonal, anticonceptivos), relacionados con el estilo de vida (alimentación, actividad física, tabaco, alcohol) y psicológicos (estrés y ansiedad).

Hoy nos ocupamos de la celulitis no patológica, aquella que no compromete la salud ni la calidad de vida de quien la padece, intentando aportar mi granito de arena para mejorar los resultados obtenidos con los productos tópicos aplicados.

Aquí viene el principal consejo: “La palabra clave es constancia y los resultados son directamente proporcionales a la dedicación invertida en el tratamiento”.

Los tratamientos anticelulíticos y reafirmantes deben aplicarse a diario, al menos durante 3 meses para obtener los resultados esperados aprovechando el momento inmediatamente después de la ducha. Mejoraremos su absorción si utilizamos un exfoliante durante la ducha en la zona a tratar, además tras la ducha los poros están dilatados y el cosmético utilizado penetra fácilmente con un suave masaje. El masaje siempre debe ser a base de movimientos circulares, con tendencia ascendente para favorecer el retorno venoso y con ello la circulación sanguínea.

A las preguntas, ¿cúal es el mejor momento para aplicar un tratamiento anticelulítico?, ¿mañana o noche?… Te respondo con más preguntas: ¿cúando prefieres aplicártelo?, ¿qué rutina se adapta mejor a tu día a día?. Pues ese es el mejor momento. Así buscaremos una fórmula más adecuada a la mañana (aquella que favorece su eficacia con el movimiento y se absorbe rápidamente) o a la noche (efecto parche, capaz de liberar sus activos durante las horas de sueño aprovechando el momento de mayor renovación celular).

 

 

Los ejercicios aeróbicos como nadar, montar en bicicleta y correr activan el metabolismo, favorecen la circulación sanguínea y mejoran el tono muscular; todo ventajas para reactivar la eficacia de nuestro tratamiento anticelulítico. Además, es necesaria una alimentación equilibrada, rica en alimentos que favorezcan la eliminación de líquidos, eviten el estreñimiento y mejoren los problemas circulatorios; aportando vitaminas, minerales y antioxidantes imprescindibles en las reacciones metabólicas de nuestro organismo.

Y no os olvidéis de beber agua, botellita al bolso, puede ser nuestra gran aliada.

Farmacosmetica.net

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.