¿Necesita la piel del cuello un tratamiento específico?

La piel de la zona del cuello es muy delicada, pero más grasa y más gruesa que la del resto del rostro. Además, por su disposición puede sufrir con mayor motivo los efectos negativos de la gravedad y al estar más expuesta a la radiación solar y las agresiones medioambientales, los signos de envejecimiento cutáneo serán aquí más evidentes.

Hay zonas en nuestro cuerpo como el cuello, el escote y el dorso de las manos que revelan con mayor facilidad el paso del tiempo. Probablemente, no las tratamos con los mismos cuidados que otras zonas o no utilizamos cuidados específicos para prevenir su envejecimiento con la misma intensidad.

Hoy nos preocupamos de la zona de cuello y escote, que como os decía al principio, tiene unas características especiales, que necesitan de productos específicos. Productos más ligeros, que se absorban con facilidad y que permitan un masaje adecuado, corrigiendo la disposición de arrugas y falta de firmeza de esta zona.

Os propongo dos productos innovadores y realmente muy eficaces:

Lierac Cohérence COU Crema Lifting Cuello y Escote. Se trata de un gel-crema de textura ligera y tonalidad calidad que remodela el cuello, alisa y tensa la piel y reafirma el escote. Enriquecido en agentes alisadores y relipidantes, este tratamiento de alta firmeza, crea en la superficie de la piel una malla ultra-envolvente que actúa como un micro-lifting para mantener una tonicidad y firmeza duraderas.

Sensilis Upgrade Cuello y Escote SPF15. Miembro de la conocida línea Upgrade de Sensilis, se trata de un producto ligero, extremadamente fundente y específico para el tratamiento de cuello y escote. Su potente acción tensora y antiarrugas consigue reafirmar intensamente la delicada piel de esta zona combatiendo la flacidez y el descolgamiento.
Por último, recordaros la forma correcta de aplicar vuestro tratamiento de cuello. Cogemos una pequeña cantidad de producto y lo aplicamos con la yema de los dedos haciendo un movimiento en forma de 7. El trazo horizontal lo marcamos por debajo de un mentón dirigiéndolo hacia el otro, siguiendo con la verticalidad hacia la clavícula contraria del mentón que partimos. Sencillo, no?

¿Te preocupa la zona de cuello y escote?, ¿utilizas ya algún producto específico?

Farmacosmetica.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.