Normas básicas para el cuidado del cuero cabelludo sensible

Se considera cuero cabelludo sensible aquél que presenta alguno o varios de estos síntomas: picor, ardor, escozor, quemazón, sensación de hormigueo o dolor. Su prevalencia es cada vez más elevada, afectando aún más a mujeres que a hombres y siendo frecuente motivo de consultas en la farmacia.

Existen variados factores que contribuyen a tener mayor predisposición de elevada sensibilidad en el cuero cabelludo:
– Climatológicos: radiación UV, cambios de temperatura, viento, variabilidad en el grado de humedad del ambiente.
– Cosméticos: exposición a determinados jabones y sustancias irritantes.
– Fisiológicos: estrés, cambios hormonales, genética.

El síntoma más frecuente del cuero cabelludo sensible es el picor, este puede aparecer después de usar el champú, en situaciones de nervios, cuando hace calor o derivar en una hipersensibilidad que no soporta el contacto de nada.

Necesitamos utilizar un champú capaz de limpiar la suciedad del cabello, retirar el exceso de grasa, la descamación y las partículas contaminantes que se han ido acumulando progresivamente en el cabello y el cuero cabelludo. Sin embargo, cuando existe un cuero cabelludo sensible debemos elegir un champú libre del mayor número de agentes químicos agresivos, libre de perfumes irritantes y que haga un mínimo de espuma. La asociación de extractos vegetales dermocalmantes en este tipo de productos puede ser realmente beneficiosa para calmar esta hipersensibilidad.

Phytoapaisant champú calmante

Os aconsejo masajear el cuero cabelludo antes de aplicar el champú con movimientos circulares ligeros desde la nuca hacia la cima de la cabeza. Así, estimulamos el crecimiento y mejoramos la microcirculación sanguínea, optimizando la acción del champú que vamos a aplicar a continuación.

El cabello debe aclararse con abundante agua templada y secarlo con delicadeza. Si hacemos uso del secador será en una posición templada; el exceso de calor no sólo aumenta la sensibilidad del cuero cabelludo sensible, también estimula las secreciones de sudor y sebo, además de cargar de mayor electricidad el cabello.

El cepillado debe ser suave para no agredir el cuero cabelludo y el cabello, utilizando preferiblemente peines y cepillos de materiales naturales. La costumbre de peinarse el pelo hacia atrás muy tirante no es muy recomendable, por el contrario utilizar sombreros en época de sol nos ayudará a proteger el cuero cabelludo del exceso de calor y de las radiaciones UV.

¿Tienes el cuero cabelludo sensible?, ¿cúal es tu rutina de cuidado capilar?

Farmacosmetica.net

3 comentarios

  1. Anónimo   •  

    Que buenos consejos Raquel!

  2. Raquel Aguado   •  

    Conocer las necesidades de cada tipo de cabello es imprescindible para aprender a cuidarlo.

  3. Rmaria Camacho   •  

    No tengo el cabello sensible, pero esta genial la información que nos aportas, va bien saberlo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.