Piel hidratada, piel bonita

 

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, nos sirve de protección para el resto de órganos y en ella se alberga el sentido del tacto. Está estructurada en tres capas bien diferenciadas: la epidermis (la más superficial), la dermis (capa intermedia que sirve de sostén y donde abundan las fibras de colágeno y elastina) y la hipodermis (la más profunda, responsable de la regulación térmica entre otras funciones).

Hoy nos vamos a centrar en la capa más superficial, la epidermis y concretamente en elestrato corneo, ¿os suena?… Es el estrato que podemos ver y tocar, compuesto por corneocitos o también conocidas como células muertas. Estas células se disponen para caer a la superficie de una forma ordenada, lo que hace que este proceso nos resulte inapreciable. Acompañando dicha descamación nuestra piel pierde agua, esta deshidratación se puede manifestar con aspereza, rugosidad, rojeces, granitos e incluso picor.
Pues bien, la piel almacena entre un 10 y un 20% de agua, imprescindible para ejercer su función protectora en el organismo y para mantener su elasticidad y turgencia, cualidades propias de una piel sana y bonita. Precisamente, es por el estrato corneo, por donde la piel pierde agua. Podemos perder agua cuando hace calor, por el sudor. Podemos acusar sequedad en invierno, con el frío se produce cierta vasoconstricción que influye en la cantidad de nutrientes y agua que llegan a la piel.
Caudalíe Bálsamo Corporal Delicioso    
Diversas situaciones medioambientales, situaciones emocionales, cambios hormonales, toma de determinados alimentos y medicamentos, la contaminación, el tabaco o simplemente el paso del tiempo hacen variar el grado de hidratación de nuestra piel.
Claramente,prevenimos el envejecimiento cutáneo con una buena hidratación. La piel bien hidratada es más firme, es más fuerte frente a las agresiones externas, frente a la oxidación que los rayos solares ejercen a lo largo de nuestra vida. Podemos decir, que hidratación, luminosidad y juventud van de la mano. La mejor rutina antienvejecimiento pasa por hidratación y protección solar.
Vichy Aqualia Thermal ligera rostro

Beber, al menos, 1,5l. de agua al día, es primordial en el propósito que hoy nos ocupa. Pero esto sólo, no es suficiente. Si queremos preservar y reponer el agua en nuestra piel necesitamos aplicar sobre ella productos hidratantes, productos que aporten agua, estimulen su transporte desde capas más profundas al estrato corneo y eviten su pérdida.

Sobre una piel bien hidratada, sea cual sea nuestro tipo de piel, conseguiremos sacar el máximo partido a cualquier producto de tratamiento que vayamos a usar con posterioridad. Una crema antiedad, un producto despigmentante , tratamientos antiacné, un anticelulítico, un autobronceador…
Cualquiera que se os ocurra o que estéis utilizando, necesita previamente de una buena hidratación.

Farmacosmetica.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.