Prevenir antes de curar por Carolina García

Después de la reciente publicación de la OMS sobre el consumo de carne, la polémica está servida. En este informe la OMS incluía la carne roja y las carnes procesadas en la lista de agentes carcinógenos para humanos, causando gran revuelo social y haciéndonos reflexionar sobre nuestra dieta.

¿Cómo es nuestra dieta? 

Hoy en día tenemos a nuestro alcance muchísma información sobre nutrición. Sin embargo, paradójicamente, es cuando peor nos alimentamos. El estrés y el ritmo de vida actual hace que no nos alimentemos correctamente.

El consumo de alimentos vegetales, hortalizas, cereales y legumbres en la población es, en general, inferior al recomendado, mientras que el consumo de carnes grasas y azúcares va en aumento.

¿Puede la alimentación ayudar a prevenir el cáncer? 

La respuesta es sí. Bien es cierto que no existe una “dieta anticáncer”, no hay alimentos con capacidad de curar, pero si que tienen un papel importante en laprevención. Una buena alimentación es fundamental para protegernos frente a enfermedades de alta prevalencia en nuestra sociedad, como obesidad, diabetes tipo II, hipertensión, enfermedades cardiovasculares o cáncer.

Según los expertos, la mejora en los hábitos alimenticios junto con la realización deactividad física y el mantenimiento del peso corporal, podrían reducir la incidencia de cáncer entre un 30-40%.

¿Qué alimentos tienen efectos protectores? 

licuado-de-frutos-rojos-copy

El efecto protector de algunos alimentos, se debe al contenido en antioxidantescomo la vitamina C, vitamina E, beta-carotenos, fibra y compuestos bioactivos, entre los que destacan los Fitoquímicos.

Estos compuestos son de origen vegetal y tienen un impacto positivo en la salud, sobretodo como antioxidantes, aunque algunos de ellos también son antibacterianosy antiinflamatorios. Las plantas los sintetizan como mecanismo de defensa frente a virus u hongos.

Los podemos encontrar en frutas, hortalizas, frutos secos, legumbres y aceites de semillas:

Ajo, cebolla, brócoli, coliflor, tomate, pimiento, soja, aceitunas negras, uva tinta, frutas cítricas,…

La-nueva-dieta-mediterránea-300x336

¿Es importante el modo en el que cocinamos los alimentos?

La manera de preparar lo que comemos puede influir en como de disponibles encontramos esos compuestos bioactivos.

Un ejemplo lo encontramos en el licopeno. El licopeno es un fitoquímico antioxidante, presente en el tomate, que aumenta su absorción con el triturado y/o calentamiento.

Por otro lado, cocinar a altas temperaturas o con la comida en contacto directo con una llama o una superficie caliente, como la barbacoa o la sartén, produce ciertos tipos de químicos cancerígenos. Esta afirmación nos llevaría a pensar que comer carne cruda podría ser más seguro, pero en este caso el riesgo de infecciones es muy alto. Lo mismo ocurre con la salazón, el ahumado y otros procesos de conservación de alimentos, en los que se producen compuestos perjudiciales para la salud.

barbacoa

Esto no quiere decir que haya que dejar de tomar este tipo de alimentos, pero sí hacer un uso más racional y sobretodo aumentar el consumo de frutas y verduras frescas para contrarrestar estos efectos nocivos.

En definitiva, promover la salud mediante la alimentación es de vital importancia. Apuesta por la dieta mediterránea, rica en fruta y verduras, practica deporte a diario y por supuesto sin tabaco, para mantener la salud y mejorar la calidad de vida.

descarga
Carolina García. Licenciada en Farmacia y Bioquímica. Especialista en Nutrición