PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS ¿CÓMO NOS AYUDAN?

Palabras como flora intestinal, Lactobacillus, kéfir o frutooligosacáridos cada día nos suenan más y en concreto los probióticos se han hecho realmente populares, apareciendo en anuncios, revistas, etiquetados de algunos alimentos…

¿Qué es la Flora Intestinal?

La flora intestinal se refiere a las más de 500 especies de bacterias alojadas en el sistema digestivo desde la boca hasta el intestino grueso. No suelen tener efectos nocivos y se ha demostrado que algunas de ellas son necesarias para el mantenimiento del bienestar. En diversas situaciones, como estrés, tabaco, dietas desequilibradas con poco consumo de fibra o la falta de sueño, esta microflora puede verse seriamente afectada.

¿Qué son exactamente los Probióticos?

Los probióticos se definen como microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud. Los resultados positivos van a depender de las cepas administradas, la cantidad de microorganismos, la forma de administración y el organismo de cada persona.

Principalmente, los yogures frescos, otras leches fermentadas, el kéfir, la col fermentada (chucrut), y el miso (pasta de soja) son las mejores fuentes naturales.

images

También en algunas situaciones resulta interesante, consumir suplementos probióticos, sobre todo si se ha atravesado un tratamiento con antibióticos, ya que elimina gran parte de la flora, sea beneficiosa o no.  Estos preparados contienen las cantidades necesarias de cepas probióticas, seleccionadas en función de la dolencia que se pretende paliar. Además, la mayoría de ellos incorporan prebióticos, lo que les hace ser un complemento alimentario realmente eficaz.

¿Y para qué sirven los prebióticos?

Los prebióticos son sustancias vegetales no digeribles que pueden formar parte de algunos alimentos de forma natural (espárragos, avena, trigo, ajo, cebolla, puerros o remolacha) o ser adicionados. Cuando llegan al intestino sirven de alimento a las bacterias de la flora intestinal, de modo que estimulan la capacidad del tubo digestivo para prevenir infecciones intestinales y eliminar las bacterias patógenas y sus toxinas. Además, favorecen la absorción de hierro y calcio.

¿Qué beneficios nos aportan los probióticos?

Los trastornos gastrointestinales son la indicación más común de los probióticos. Además, se están realizando estudios de su papel en enfermedades como obesidad y algunos tipos de cáncer.

  • Diarreas infantiles agudas y prevención de diarrea asociada a antibióticos.

Junto con la rehidratación oral, es el tratamiento de elección. Los antibióticos pueden alterar la flora intestinal de manera que ciertas bacterias habituales como E. Coli y C. difficile, crecen más de la cuenta ocasionando diarreas. Cepas probióticas como Lactobacillus spp, L. Bulgaricus, Bifidobacterium spp han demostrado ser de gran utilidad tanto en prevención como tratamiento de las diarreas provocadas por antibióticos.

anti-probiotics_zpsc549f2c1

  • Menos síntomas por intolerancia a la lactosa.

Bacterias como Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus, son capaces de degradar parcialmente la lactosa que hay en los productos lácteos y sus derivados.

  • Ayuda en la erradicación de Helicobacter pylori causante de úlcera péptica.
  • Mejoran los síntomas de colon irritable y enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Asma, rinitis, alergias y dermatitis atópica.

Estudios realizados en niños alérgicos han detectado menor diversidad microbiana y menor cantidad de bacterias “saludables”, así como una presencia mayor de bacterias patógenas.

Incluso algunos estudios apuntan a la acción beneficiosa de ciertos probióticos, tomados por la embarazada y la madre que da el pecho, a la hora de prevenir la aparición de dermatitis en el bebé.

  • Trastornos del aparato urogenital, como infecciones vaginales después de una terapia antibiótica.

prob_big

Todos estos efectos positivos los puedes conseguir mediante un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada que incluya alimentos probióticos y prebióticos. Y cuando en determinadas situaciones nuestra flora intestinal esté dañada, se puede recurrir a los suplementos probióticos.

Carolina García. Licenciada en Farmacia y Bioquímica. Especialista en Nutrición

Carolina García. Licenciada en Farmacia y Bioquímica. Especialista en Nutrición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.