Tu piel, ¿preparada para el frío?

El otoño avanza y poco a poco alcanzamos días más fríos. Nuestra piel es el mejor termómetro, el más perfecto, el que acusa el mayor número de cambios cuando la temperatura baja sin remedio.

El frío no es precisamente el mejor aliado de nuestra piel, causa vasoconstricción en los capilares sanguíneos, estos se contraen y disminuye la irrigación. La consecuencia más inmediata es que no lleguen suficiente oxígeno ni nutrientes a las células de la epidermis, dejando la piel con un aspecto más apagado.

También se ralentiza el ciclo de la renovación celular y se acumulan las células muertas, lo que produce sensación de tirantez, falta de confort y disminución de la secreción sebácea natural de la piel. Resultado: piel más seca y sensible.

La aparición de rojeces, asperezas y descamación son signos facilmente identificables cuando el frío comienza a manifestarse con más fuerza. Utilizando los productos adecuados y preparando nuestra piel para el frío podemos prevenir estos síntomas o al menos minimizar sus consecuencias.

La rutina de cuidado de la piel en esta época del año pasa por no descuidar ninguno de estos 3 principios básicos: higiene, hidratación y fotoprotección.

Cuida-su-piel-en-invierno_reference

Higiene. Es esencial no maltratar la piel con jabones agresivos. Utilizaremos productos capaces de limpiar suavemente la piel que incluyan en su composición agentes hidratantes.

Hidratación. Siempre, siempre hay que diferenciar los tratamientos hidratantes corporales de los del rostro. Exclusivamente en la infancia o casos muy puntuales, cuerpo y rostro comparten una misma fórmula para su tratamiento. Las características de la piel, su grosor, secreciones, composición y necesidades pueden ser radicalmente diferentes y utilizar productos del cuerpo en el rostro podría tener consecuencias desastrosas.

Ahora es fundamental hidratar, y mucho, la piel y realizar tratamientos exfoliantes una vez a la semana para retirar el exceso de células muertas que anteriormente os mencionaba.

hidratación_piel_otoño

Productos capaces de aportar agua a nuestra piel, evitar su pérdida y favorecer sus mecanismos de hidratación natural. Aquí la oferta es muy amplia y la selección de los tratamientos más adecuados pasa por la recomendación del farmacéutico especialista en Dermocosmética.

Es importante no descuidar la ingesta de agua y prestar especial atención a labios y manos, ya que suelen ser las zonas más perjudicadas.

Fotoprotección. Acompañando los días de frío también protegeremos las zonas expuestas de la radiación solar, aislando la piel del daño UV con fotoprotectores también frenamos, en la medida de lo posible, el envejecimiento cutáneo. Las cápsulas orales que protegen de la radiación ultravioleta pueden ser un excelente recurso en esta época del año junto al protector solar, al aportar vitaminas antioxidantes y nutrientes capaces de reforzar los mecanismos de defensa de la piel y hacerla más resistente al frío y a la radiación solar.

Y ahora, ¿estás preparada para proteger tu piel del frío?

Farmacosmetica.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.