Vitaminas A, C y E: imprescindibles.

Son muchas las vitaminas importantes para mantener el buen estado de nuestra piel y mucosas, pero si tenemos que destacar 3 vitaminas imprescindibles para plantarle cara a la oxidación celular y proteger nuestras mucosas ahora que se avecinan tiempos de frío son, sin duda, las vitaminas A, C y E.

Vitamina A. También conocida como retinol, está presente en alimentos de origen animal tales como la leche, el huevo y el hígado.

En los vegetales encontramos un precursor de la vitamina A, los llamados carotenos y de estos el más importante es el beta-caroteno presente en las zanahorias, las espinacas, el melón, la papaya y el mango. El beta-caroteno es la forma necesaria para transformarse en vitamina A en el organismo y así poder realizar su función.

 

Conocida como una de las vitaminas epitelizantes contribuye al desarrollo celular de piel, mucosas, pelo y uñas. Además, por su potente acción antioxidante, actúa frente a radicales libres evitando el envejecimiento celular y  favoreciendo  la acción del sistema inmunitario frente a posibles infecciones en la piel.

 

Vitamina C. Ácido Abscórbico. Esta vitamina no se sintetiza en el organismo, luego debe tomarse de los alimentos. Ayuda en el mantenimiento de los huesos y los vasos sanguíneos, favorece la formación y el mantenimiento de las estructuras de colágeno. Evita la oxidación de otras vitaminas (vit. A y  vit. E) para que puedan desarrollar su función. Se trata de un poderoso antioxidante necesario en el mantenimiento y reparación de los tejidos, interviene en procesos de cicatrización de la piel, como también inhibe el crecimiento de determinadas bacterias perjudiciales en el organismo.
Únicamente la encontramos en alimentos de origen vegetal:  las fresas, los cítricos, las granadas, los kiwis, los frutos rojos, los pimientos, las espinacas, las coles y el tomate son ricos en vitamina C.
Vitamina E. Tocoferol. Otro potente antioxidante, forma parte del conjunto de vitaminas epitelizantes (piel, mucosas, pelo y uñas). Se encuentra principalmente en la yema de huevo, aceites vegetales (soja, cacahuate, arroz, algodón y coco), nueces, vegetales de hoja verde, cereales y panes integrales.
En su lucha contra los radicales libres protege la integridad de la membrana celular, evitando  la oxidación y el envejecimiento de la piel y mejorando la función del sistema circulatorio.
Con la bajada de las temperaturas proliferan en el ambiente mayor número de virus y bacterias capaces de producir daños de mayor o menor importancia en nuestro organismo. Las mucosas de nariz y garganta son la puerta de entrada para muchos de estos microorganismos, mantenerlas sanas puede suponer la mejor defensa para hacer frente a estos pequeños enemigos. Con este fin una dieta rica en vitaminas A,C y E o  el complemento de algún complejo vitamínico nos puede ayudar a mantener nuestro estado de salud. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.